Leyenda del Lago de Zirahuen

En un poblado de la región purépecha nació una princesa muy hermosa, hija de un poderoso cacique. Descendiente de un rey quien aspiraba enamorarse de un hombre valiente y con un corazón bondadoso.

La princesa encontró estas cualidades en el jefe de un ejercito enemigo al de su padre. Era una cruel realidad, pero ella lucho por ese amor aun cuando su padre estuviese en desacuerdo.

Cuando su padre se enteró de la relación de su hija, el enfureció y puso una entrampada condición para que el pudiese estar con su hija: Tenían que pelear ambos ejércitos (el de su padre y el de su pretendiente). El guerrero muy enamorado acepto y lucho hasta que salió vencedor.

El pretendiente regreso con el rey para exigir el trato y pedir la mano de la princesa. El padre dijo: Falta de vencer el príncipe mas vigoroso ‘’YO’’.

El guerrero dijo -Si es una exigencia estoy dispuesto , preparándose para la lucha.

La princesa aterrada se planto en medio de los dos para evitar una confrontación y le pidió a su amado que se fuera, diciendo lo siguiente:

-No quiero ser la causa de la muerte de ninguno de los dos. Si mi padre gana te pierdo para siempre. Si tú sales vencedor no podría casarme contigo. El joven aceptó su voluntad y se fue ante la mirada irónica del rey que sin ningún golpe había salido vencedor.

La princesa desconsolada sintió una enorme tristeza y se subio a un cerro a llorar descontroladamente, sabiendo que no volvería ver mas a su amado.

Ella gritó a los dioses: Mi obediencia filial fue premiada con el engaño, la mentira y la infelicidad no puedo amar a mi padre ni a mi pueblo el único al que amo partió obedeciendo mi mandato. Sus lágrimas eran tan pesadas y candentes que hicieron un pozo que se fue desbordando al paso de los días ahogando a la princesa e inundando al pueblo que quedó cubierto por lo que ahora se llama lago de Zirahuén.

A estos tiempos se cuenta que la enamorada aparece algunas veces en la superficie del lago en forma de sirena y ahoga hombres que confunde con su obediente amor mientras llora la ausencia de su amado.

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.